Una nueva serie de recomendaciones señala qué es lo que deben beber los niños en sus primeros años

Un panel conformado por varias instituciones científicas y pediátricas del país reelabora las directrices para la alimentación de los niños entre los 0 y 5 años. Estas nuevas recomendaciones excluyen el azúcar y fomentan el agua y la leche de vaca.

0
243

De acuerdo con el New York Times, el nuevo marco de directrices para la alimentación —y, específicamente, los productos bebibles— de los niños podría parecer mucho más estricto que los anteriores; mientras el estudio es apenas socializado, el mismo diario indica que tendrá bastantes repercusiones en la manera como alimentamos a nuestros niños en el país.

Por lo demás, uno de los más exhaustivos hasta la fecha, la investigación fue producida por el Healthy Eating Research, financiado por la Robert Wood Johnson Foundation. Entre las cabezas del estudio, destacan la American Academy of Pediatrics, Academy of Nutrition and Dietetics, American Heart Association y la American Academy of Pediatric Dentistry.

Esta nueva línea de directrices está enmarcada en lo que parece ser una alerta de salud pública: las preocupaciones concernientes al consumo de bebidas endulzadas y su relación con la obesidad infantil: cerca de un 19% de los niños de Estados Unidos son actualmente obesos.

A lo largo de todas las conclusiones del estudio, se remarca la constante recomendación de evitar el consumo de azúcar a toda costa, en especial si se trata de azúcar agregada o sintética. En ese sentido, y ya que los gustos y hábitos en consumo de alimentos comienzan a construirse durante los primeros años de vida, los profesionales de la salud advierten que las recomendaciones, antes de priorizar la salud de los niños, también apuntan a constituir un aprendizaje de consumo para la vida entera.

Los bebes, desde los 0 a los 6 meses, solo deben beber leche materna o, en su defecto, formulas infantiles. Fotografía: T13.

Por otro lado, durante los primeros meses de vida, se recomienda que a los bebes solo se les subministre leche materna o formula. El agua puede añadirse a la dieta a partir de los seis meses, y los bebes que hayan recibido formula pueden empezar a beber leche de vaca desde el primer año.

Otra de las grandes recomendaciones es no suministrar a los niños bebidas con azúcar o endulzantes antes de los cinco años. Entre estas bebidas también se advierten aquellas con bajo contenido en calorías o bebidas con endulzantes artificiales, como leche de chocolate o cualquier otro tipo de leche saborizada, así como bebidas a base de cafeína y fórmulas infantiles de libre venta.

Así mismo, bebidas a base de plantas, como leches de almendras, arroz o avena, deben ser evitas. Se recomienda a padres que buscan una alternativa a la leche de vaca, usar el sustituto de leche de soya.

El panel advirtió además sobre un producto bastante común en todos los hogares: jugos de frutas. Una de las conclusiones que han dejado los estudios de las organizaciones antes citadas es que los niños deben beber menos de una taza de jugo al día. Sin embargo, la alternativa más saludable es que no se beba nada de jugo al día.

Un breve resumen de lo que los niños deberían beber se esquematiza de acuerdo a varios grupos de edades:

De 0 a 6 meses: en este grupo de edad, se recomienda dar a los niños solo leche materna o lactantes artificiales (formulas infantiles). El consumo de jugo, otras leches, incluidas las saborizadas o las llamadas fórmulas de transición o destete deben ser evadidas.

De 6 a 12 meses:  durante este ciclo, persisten las recomendaciones anteriores, es decir, los bebes en esta edad deben proseguir con su ingesta de leche materna o formula infantil. Apenas comiencen a aceptar alimentos sólidos, pueden beber pequeñas cantidades de agua. Se recomienda evitar los mismos productos del grupo de edad anterior.

De 12 a 24 meses: en esta edad, los niños deben empezar a beber de una a cuatro tazas de agua diariamente, también están aptos para beber leche entera pasteurizada, o leche de vaca común. Nuevamente, no deben beber más de 4 onzas de jugo con 100% de fruta al día.

De 2 a 3 años: aquí, los niños deberían comenzar a tomar con regularidad de una a cuatro tazas de agua por día, y cambiar la leche de vaca por leche descremada o baja en grasa (1% de grasa).

De 4 a 5 años: los niños deben beber de 1.5 a cinco tazas de agua al día, además de leche descremada o baja en grasa. Adicional a esto, no deben consumir más de 4 a 6 onzas de jugo con 100% de fruta. No se recomienda el consumo de otras bebidas.

Fuente:

Healthy Drinks (healthydrinkshealthykids.org)