Un negocio que lleva consigo un legado familiar desde hace más de 40 años

Karina junto a su mamá y sus hermanas, quienes también son directoras de MK.

Karina González es una mexicana que vive en Estados Unidos desde hace 18 años, país donde inició su propio negocio gracias a su mamá y a la multinacional de productos de belleza de alta calidad, Mary Kay, empresa con la que ha ayudado a empoderar a cientos de mujeres en varios países y a descubrir que todo lo que se proponen, lo pueden lograr.

Karina en un evento junto a varias consultoras de belleza de Mary Kay USA.

“Yo conozco Mary Kay desde que tengo 8 años, ya que mi mamá en México nos sacó a mis hermanas y a mí adelante con MK. Mi mamá es ingeniera de sistemas y contadora pública, y ella decidió dejar esa carrera para dedicarse a su propio negocio”. Afirmó Karina, quien también dijo que desde aquel entonces conoce ese mundo rosa, y lo que más le fascina y le encanta de su trabajo, es que puede ayudar a muchas mujeres a descubrir esos talentos que quizás en una oficina no pueden desarrollar al 100%.

Karina inició su negocio como inician las más de mil mujeres que hacen parte de la empresa alrededor del mundo, como consultora de belleza independiente, cargo donde enseñaba técnicas de cuidado de la piel y de maquillaje a otras mujeres que se querían ver y sentir mejor.

Poco después Karina se convirtió en consultora senior, pasó luego a ser iniciadora estrella, líder de grupo, futura directora, y con perseverancia, esfuerzo y mucho trabajo, continuó siguiendo los pasos de su mamá y ese legado que ella les ha dejado a Karina y sus tres hermanas, hasta convertirse en directora de ventas de la compañía.

Reunión en México con la unidad retoño de Karina.

“Mi trabajo como directora consiste en desarrollar los negocios de cada una de estas consultoras que están en mi equipo. Actualmente tenemos una unidad de más de 200 consultoras, dos unidades retoño en México y una unidad en Perú que está en desarrollo”. Comentó la empresaria, quien también se desempeña como esposa y mamá de tres hijos.

Según la directora de ventas, que vive en Lebanon, Ohio, y desarrolla un negocio internacional desde la comodidad de su casa, su misión es convertir su negocio propio de MK en el primer área nacional de ventas hispana en el Tri-State, donde actualmente son la única unidad hispana.

El equipo imparte clases de cuidado de la piel y maquillaje en todo Ohio, Indianapolis, Kentucky y Minnesota.

“Mi enfoque es mi comunidad hispana. Entonces eso me apasiona mucho, darle oportunidad a mi gente, porque a veces uno llega a otros países y dice: pues ni modo, tienes que hacer lo que te toca, ¿no? Pero al llevar esta oportunidad puedo decir, no señora, puedes hacer lo que tú quieres hacer, no lo que te toca. Puedes seguir siendo una profesional sin descuidar a tu familia, puedes traer ingresos a tu hogar sin tener tres o cuatro trabajos al mismo tiempo, y puedes andar glamorosa todo el día”. Añadió Karina González.

La mexicana señaló que las mujeres que hayan pensado en tener un negocio, pueden contactarse con una consultora de belleza para iniciar su propia empresa con MK, pues según ella, esta es una oportunidad única que pueden tener las mujeres hispanas, ya que es una empresa con la que tendrán grandes beneficios como horarios flexibles, la posibilidad de trabajar junto a sus familias, importantes sumas de ingresos mensuales, desarrollo personal y profesional, viajes, joyas, autos, entre otros privilegios como los que han tenido Karina, su mamá, sus hermanas y muchas otras mujeres a lo largo y ancho del planeta.

REGLA DE ORO:

“Trata a los demás como te gustaría ser tratado”

Mary Kay Ash.

Karina González junto a su mamá y su hija en el evento anual de MK en Dallas Tx.