Tradicional posada de Cincinnati se llevará a cabo el 8 de diciembre de 2018

Imagen de archivo posada 2017 Cincinnati.

Hispanic Chamber Cincinnati Foundation invita a la décimo primera annual posada (11th Annual Posada) el próximo sábado 8 de diciembre. En esta ocasión se realizará en el campus de Blue Ash de la Universidad de Cincinnati (Muntz Hall, 9555 Plainfield Road. Blue Ash, Ohio 45236), de 5:30 p.m. a 8:30 p.m. El evento será gratuito para los miembros y amigos de la Cámara Hispana, incluyendo cónyuges e hijos.

Para asistir a la actividad se pedirá a cada adulto, que sea o no sea miembro de la Cámara, que individualmente lleve un regalo envuelto para niños con un valor aproximado de $10 por regalo, lo cuales serán donados a niños de escasos recursos.

Tenga en cuenta que todos los niños menores de 12 años entrarán gratis a la posada y los regalos recibidos serán entregados a la iglesia de San Carlos Borromeo.

Durante el evento se contará con un buffet de comida mexicana por parte de la Taquería Mercado.

Se tiene estimado que la asistencia sea probablemente entre 100 y 150 personas (50% adultos y 50% niños). Por lo tanto, debido a que los cupos son limitados, todos los asistentes deben registrarse AQUÍ.

Origen de las posadas

Las posadas son fiestas populares de origen mexicano, que además se han expandido a países como Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Panamá, y que se realizan durante los nueve días antes de la navidad, es decir, del 16 al 24 de diciembre. Dichas festividades se llevan a cabo en México desde tiempos de la Colonia.

Según National Geographic, antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban durante el mes de panquetzaliztli, equivalente al mes de diciembre, la llegada de Huitzilopochtli, que era el dios de la guerra. Estas fiestas comenzaban el día seis y duraban 20 días, en los cuales coronaban a su dios poniendo banderas en los árboles frutales y estandartes en el templo principal, a esta tradición se le conocía con el nombre de “levantamiento de banderas”.

El pueblo de aquel entonces se congregaba en los patios de los templos y esperaba la llegada del solsticio de invierno. El día 24 por la noche y durante el transcurso del día 25 había festejos en todas las casas, en los cuales se ofrecía comida a los invitados y unas estatuas pequeñas de pasta llamadas “tzoatl”.

La tradición de las posadas surge entonces con la llegada de los españoles a México, en donde los religiosos encargados de la evangelización del pueblo suplantaron el culto al dios de la guerra, por la práctica europea de preparación para la navidad, las hoy conocidas posadas. Según comentó el antropólogo Fernando Híjar a National Geographic.

Su origen es de carácter religioso, y representa el peregrinar de José y María en su camino a Belén, pero desde finales del siglo XVIII forman parte de la cultura popular al ser organizadas por las familias. La celebración, aunque no dejó de realizarse en las iglesias, pasó a tomar más fuerza en los barrios y en las casas, y la música religiosa fue sustituida por el canto popular, por lo que la tradición se ha ido transformando de acuerdo con la cultura de cada zona o región de México.

Es así como desde aquel entonces y a lo largo del tiempo, el mismo pueblo ha ido agregando otros elementos a estas celebraciones, como velas, luces de bengala, piñatas y ponche de frutas. Finalmente al término de la posada se reparten “aguinaldos”, que son pequeñas bolsas, con dulces, fruta y colaciones.

En la actualidad se ha popularizado llamar posada a cualquier fiesta no religiosa celebrada entre el 16 y 24 de diciembre, lo que ha motivado protestas de parte de grupos católicos, en contra del uso indiscriminado del término.