Servicios de inmigración propone nuevas tarifas para gestiones, procesos y tramites

0
176

Se espera que los nuevos precios fijados por Servicios de Ciudadanía e Inmigración del Estado (USCIS) entren en vigor desde 2020, después de una compleja deliberación en la que intervienen el público y el Departamento de Seguridad Nacional.

Las tarifas que servicios de inmigración propone suponen un aumento del 21% con respecto a los montos actuales por concepto de gestiones migratorias y se aplica a todas las divisiones y dependencias de la USCIS.

Las impresiones más notorias de este paquete de tarifas se han centrado en el aumento considerables de ciertos montos vistos de manera particular. De hecho, algunos tramites superan el incremento del 559% con respecto a los actuales. Tal es el caso del Formulario I-929, relacionado con la petición de un familiar inmediato no inmigrante (U-1): la tarifa con la que actualmente este formulario es adquirido es de $230, pero con la propuesta de incremento llegaría a los $1,515.

Otro elemento de la misma categoría que se encuentra entre los planes de aumento de la USCIS es el Formulario I-881. Se trata de una solicitud de suspensión de deportación o cancelación de deportación por reglar especial. Este formulario, que ahora ronda en los $285, también quedaría fijado en $1,515, es decir, un incremento del 532%.

Otros formatos esenciales, como el del tramite para la ciudadanía, el Formulario N-400, fue incrementado en la propuesta un 83%, es decir, pasaría de $640 en la actualidad a $1,170.

Por otro lado, USCIS también propone una serie de rebajas.

Por ejemplo, la toma de huellas biométricas se establece en la propuesta con un descuento de 65%: este servicio pasaría de costar $85 a $30.

El Formulario I-612, o la solicitud de exención del requisito de residencia en el extranjero, que tiene en la actualidad un costo de $930, pasaría a valer $525, una reducción del 44%.

El Formulario I-140, o la petición de inmigrante para trabajador extranjero, con un valor en la actualidad de $700, bajaría a los %525 con la propuesta, una reducción del 22%.

De acuerdo con la oficina gubernamental, en propuesta de rebajas e incrementos, los cambios “son necesarios para garantizar la recuperación del costo total de administrar las leyes de inmigración del país, adjudicar solicitudes y peticiones, y proporcionar la infraestructura necesaria para respaldar esas actividades”.