Se aproxima la conmemoración del Día de La Virgen de Guadalupe

Declarado día de fiesta nacional, todos los 11 de diciembre cuando está por amanecer el 12, millones de mexicanos y devotos en Estados Unidos se congregan con ofrendas a la Virgen de Guadalupe y cantándole con mucho amor ‘Las mañanitas’. Este año se cumple el aniversario número 488 de una de las fechas más importantes para la cultura religiosa mexicana, la cual conmemora la aparición de la Virgen a Diego Cuauhtlatoatzin, un indígena chichimeca, en el cerro del Tepeyac, en el año de 1531.

Origen de la celebración

Cuenta la historia que Juan Diego fue un indígena creyente de la fe católica, el cual vivía en un lugar sin un templo cercano; para asistir a misa tenía que moverse a Santa Cruz de Tlatelolco.

En una oportunidad se dice que escuchó un canto que no era de esta tierra, vio un sol resplandeciente y en medio a una señora en actitud de oración. Seguida de ésta, tuvo tres apariciones más, donde la Virgen le compartía al indígena su deseo de que en aquel lugar se construyese un templo y con ello, le encomendó que le comunicara ese deseo al obispo.

Sus palabras no fueron escuchadas en un primer momento, sin embargo, los miembros eclesiásticos le pidieron pruebas de lo que decía. En una de sus apariciones la Virgen de Guadalupe le pidió a Juan Diego que recogiera flores y se las llevase al obispo, y eso hizo, se encontró con flores tan hermosas que nunca se habían dado en aquellas tierras.

Guardó las que pudo en su manta; una prenda exterior usada por los hombres hecha de algodón, o fibra de ayate, y la Virgen le solicitó que sólo la desplegara delante del Obispo.

Este es el Cerro del Tepeyac, lugar donde se le apareció la Virgen en cuatro ocasiones a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin. Fotografía: Archivo Envato.

Descubrimiento del manto de la Virgen

Cuando Juan Diego realizó la petición solicitada, vieron la imagen plasmada de la Santísima Virgen de Guadalupe en la manta de algodón. El manto aún en estos tiempos se encuentra en perfecto estado y se conserva en un santuario en Ciudad de México.

La tela donde se aprecia a la Virgen de Guadalupe es muy suave, como la seda, pero la parte en donde no está la imagen sigue siendo áspera y rústica.

Actividades en el día de la Virgen de Guadalupe

En los hogares se rezan rosarios y realizan danzas para honrar a la Virgen, en los cuales se ofrece una comida típica para la festividad llamada “reliquia” que se comparte con los amigos, vecinos, familiares, danzantes (popularmente llamados matachines, que utilizan ropas llamativas en su danza), así, como a todos los que lleguen a la celebración.

Los fieles se acercan al Cerro Tepeyac, ubicado cerca de la actual Ciudad de México, en donde se le apareció la Virgen de Guadalupe a Juan Diego, justo donde se cree que está construida la basílica. La Basílica de Guadalupe es uno de los lugares más visitados por millones de personas que acuden a pagar sus promesas o a pedir por un milagro. A través de los años se ha convertido en el lugar más concurrido por los mexicanos que recorren el país por días enteros en auto, a pie y hasta de rodillas para celebrar el día de su patrona.