Patricio O’Ward: la promesa latina del automovilismo internacional

0
158

Patricio O’Ward es el representante latino promesa del automovilismo mundial. Con tan solo veinte años, el corredor ha destacado prematuramente, hasta llegar a ser, en la actualidad, miembro del Red Bull Junior Team, el nido de los corredores élite de circuito.

Su talento salió a la luz de forma definitiva en 2018, cuando se coronó ganador del Indy Lights Championship, obteniendo un pase directo hacia el Road to Indy (el último peldaño de los corredores jóvenes antes de ascender a la IndyCar Series) y las 500 Millas de Indianápolis (Indy 500).

Si bien el mexicano no tuvo suerte en su estreno en la Indy 500 —cuando descalificó en pleno Bump Day (durante esta jornada, quienes no ocupan las primeras 33 plazas, son “quemados” y automáticamente descalificados—, alcanzó el undécimo puesto en su pasada carrera en Detroit.

O’Ward, que continuará en el programa de pilotos jóvenes de Red Bull para posteriormente unirse al escuadrón de la Formula 1, habló con La Vanguardia acerca de su experiencia en el mundo automovilístico y de su papel como representante de la comunidad latina mundial.

Su pasión por los circuitos comenzó desde muy niño, cuando su abuelo le obsequió un go-kart. De ahí en adelante se comenzaba a escribir la historia del corredor, que ya desde chico escalaba las etapas necesarias para competir oficialmente.

“Desde chiquito a mí me encantaban los carros y tomé la decisión cuando dije ¿sabes qué?… yo quiero hacer esto por el resto de mi vida. La verdad que no lo cambiaría por nada”.

Entre estas experiencias de fogueo el piloto rescató su brillante participación en el WeatherTech SportsCar Championship, en 2016. Un año más tarde ganaría con el Team Pelfrey el Rolex 24 Hours of Daytona: “un campeonato en el que la verdad me la pasé muy bien mientras corrí”.

Todo esto mientras aún contaba con 17 años; hecho de gran importancia para la disciplina. Empezar mientras se es chico, asegura, añade más tiempo de práctica a la experiencia sobre las ruedas y facilita de sobremanera en el futuro la capacidad de conducción y desempeño en la pista.

Ya en el 2018, su año de oro hasta el momento, O’Ward se consolidó como un auténtico profesional y promesa juvenil. Junto al equipo Andretti Autosport, compitió en la Indy Lights Championship, ganando 9 de 17 carreras. Fue condecorado con el reconocimiento de Rookie of the Year, y con facilidad catapultó su victoria en el torneo. No tuvo que esperar mucho antes de que Red Bull le comunicara la idea de pertenecer a su programa junior, “algo enorme para cualquier piloto”.

Un breve y desafortunado paso por la Indy 500 sumó experiencia para el joven conductor, que se prepara ahora para el Grand Prix de Road America, una de las tradicionales pistas para el automovilismo mundial. Espera, como en todas las ocasiones, poner su bandera en lo más alto del podio, aún con las dificultades que propone el no recibir ningún tipo de apoyo empresarial por parte de México.

“Me ha encantado representar a México y lo seguiré haciendo porque soy cien por ciento mexicano y me gusta apoyar, me gusta enseñar y me encanta poner mi bandera lo más alto que pueda en el extranjero”.

En relación con el apoyo que los mexicanos y, en general, la comunidad latina le ha brindado, la promesa del automovilismo responde:

“Les quiero agradecer a todos por todo el apoyo siempre, es muy especial para mí. Como siempre, he tratado de darles el gusto, poniendo la bandera tan alto como pueda. Les quiero agradecer por siempre apoyar, por los lindos mensajes y las lindas llamadas. Ojalá nos lleguen buenos resultados pronto”.