Laboratorios de University of Cincinnati investigan una cura para el VIH

0
349

University of Cincinnati está en el epicentro de una investigación que podría encontrar la cura del VIH. Varios investigadores del centro educativo comienzan a reunir voluntarios para uno de los experimentos más ambiciosos en la actualidad académica.

El mundo entero ha combatido al VIH, virus de la inmunodeficiencia humana, desde su aparición, atravesando bastantes procesos hasta el día de hoy, cuando, si bien la cifra de personas infectadas decrece en los países desarrollados, otras naciones (sobre todo en el sur de África) sufren de índices de contagio en aumento.

La etapa final del VIH es el Sida, que constituye el último estado y más grave complicación de la infección. El VIH se contagia generalmente a través de relaciones sexuales sin protección.

“Hemos reconocido que los medicamentos que usamos para tratar a las personas con VIH lo controlan, pero no lo eliminan del cuerpo”, dijo el Dr. Carl Fichtenbaum a WCPO. El Dr.  Fichtenbaum está a la cabeza de la investigación en Division of Infectious Diseases, del University of Cincinnati College of Medicine.

Específicamente, la investigación a la que nos referimos responde al nombre de TRAILBLAZER. Al menos diez pacientes de la región participarán del experimento, en donde tendrán que donar un pequeño grupo de glóbulos blancos (leucocitos).

“Dentro de esos glóbulos blancos, hay genes que le dicen a la célula exactamente qué hacer y qué tipo de receptores pertenecen a la superficie”, dijo el Dr. Fichtenbaum a WCPO.

La entrada del VIH al organismo ocurre en el receptor del gen CCR5. Con una tecnología especializada de edición genética denominada zinc-finger nucleases, los investigadores buscarán cortar este receptor de un pequeño grupo de leucocitos entre los participantes del estudio.

“El VIH tiene la llave, y lo que hacemos es eliminar el cerrojo, y ahora el VIH no puede entrar en esa célula”, dijo el Dr. Fichtenbaum al mismo medio. “Los enviaremos a Case Western, donde se están tomando y cambiando las células en el laboratorio”.

Precisamente, la institución que lidera la investigación, Case Western Reserve University, está en Cleveland, en asociación con University of California-San Francisco. En total, cerca de treinta pacientes harán parte del estudio. Estos mismos pacientes serán sujetos de la hipótesis antes mencionada: después de que sus genes sean editados, volverán a ser injertados a su cuerpo. Se espera que las células infectadas comiencen a regenerarse naturalmente.

*Con información de WCPO.