La población hispana de Estados Unidos cambió de rostro en la última década

• Las poblaciones con más crecimiento son las de venezolanos, dominicanos y guatemaltecos. • Aunque aumentan las personas con raíces latinas, la inmigración decrece. • La mayoría de la población latina son ciudadanos legales.

0
197

Pew Research Center, uno de los centros de investigación social y divulgación científica más grandes e influyentes de Estados Unidos, o, como son llamados estos tipos de organizaciones, think tanks (fact tanks, como prefiere denominarse el Pew), publicó recientemente una entrada con información actualizada sobre la población hispana de Estados Unidos y cómo se ha definido su desarrollo desde los últimos diez años.

Las conclusiones de este recuento son bastante dicientes, y se alejan de la imagen estática de la inmigración, que, a lo sumo, corresponde a estándares ya obsoletos. Los nuevos datos dan cuenta de nuevos orígenes, diferentes dinámicas de crecimiento y cómo la inmigración ha afectado a la nación.

Estos son algunos de los detalles publicados por el Pew:

  1. Las raíces mexicanas siguen contándose como las más numerosas, con creces. Unas 36’634.000 personas fueron contadas con herencia mexicana, seguido por boricuas, con más de 5 millones. Salvadoreños, cubanos, dominicanos, guatemaltecos y colombianos están en el margen de los 2 millones entre todos los miembros del país. No todas las personas contadas son inmigrantes.
  2. Así, quienes realmente nacieron por fuera del país, los datos toman un giro completamente diferente. Entre estos, de todos los venezolanos que viven en el país (420.000), el 74% viene directamente de afuera; se trata de la población con más crecimiento en el país, con un aumento del 76% con respecto al 2010. Los peruanos (679,000) hacen un 62% de inmigrantes, junto a hondureños (940,000) y colombianos. 
  3. Por estos motivos, si bien los mexicanos son el grupo originario más grande latinos (el 62%, exactamente), su población ha ido disminuyendo después del pico de los 66% en 2008. De 2010 a 2017, los mexicanos en Estados Unidos crecieron un 11%, entre las tasas más bajas de incremento.
  4. De todos los latinos que viven en Estados Unidos, quienes son inmigrantes componen solo el 33% del total, cifra que en 2010 era de 37%, lo que se puede entender como una disminución de los latinos inmigrantes. Por otro lado, el 79% de los latinos que viven en el país son ciudadanos americanos, cifra que en el 2010 era de 74%. Entre este 79% se incluye a personas que nacieron en Estados Unidos o cualquiera de sus territorios (incluido Puerto Rico), además de personas que nacieron en el exterior por padres americanos y, por supuesto, inmigrantes que adquirieron la nacionalidad.
  5. Los latinos residentes de largo tiempo comienzan a crecer, ya que, ahora, 4 de cada 5 latinos inmigrantes han vivido en Estados Unidos por más de diez años, es decir, un 64% más que en 2010. Entre los latinos inmigrantes que más tiempo llevan viviendo en Estados Unidos, panameños y mexicanos comparten las cifras más altas.
  6. Los latinos cada vez hablan el inglés con más competencia. Para 2017, un 70% de los latinos mayores de 5 años calificaron con un inglés competente, cinco puntos porcentuales más por encima de 2010. El 93% de los españoles en Estados Unidos hablan inglés eficientemente, así como el 87% de los panameños y el 83% de los puertorriqueños.
  7. Los porcentajes de propiedad inmobiliaria cambian por origen. Así, un 63% de los españoles inmigrantes son dueños de sus hogares, seguidos por un 56% de argentinos, un 51% de cubanos, panameños y peruanos, además de un 50% de mexicanos y un 48% de colombianos.

¿Cómo era vista la inmigración en los 60’s?

Por estas mismas fechas, el Pew Research Center también publicó un artículo póstumo elaborado por el fundador de la organización, Andrew Kohut, presidente de esta entre 2004 y 2012. Kohut falleció en 2015.

En el artículo, Kohut, sociólogo de formación, contrasta las perspectivas políticas sobre el tema de la inmigración entre los años 60 y la actualidad. Basa su análisis, especialmente, en el Immigration and Nationality Act, uno de los primeros intentos federales por construir un sistema de inmigración basado en la habilidad personal antes que en el país de origen.

La conclusión del pollster corre hacia la idea de que, en esta época, la inmigración no era uno de los temas más importantes para los votantes estadounidenses. Un 70% de los americanos en esta época apoyaron la ley antes citada, que abrió las puertas para una entrada basada en el merito más que en la idoneidad de los orígenes.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que, en la década de los sesenta, la inmigración no era significativa. Solo un 5% de los habitantes del país habían nacido en el exterior. En 2013, la cifra era de 13%. Este 5% era llenado mayoritariamente por europeos.

“Es importante reconocer que un debate acalorado sobre la inmigración en estos días, al menos desde el punto de vista del público, no es sobre el nivel de inmigración, o de dónde viene la gente, sino sobre cómo mantener fuera a los inmigrantes no autorizados y qué hacer con los que están ahora aquí”, apunta Kohut en el artículo.