Hipertensión: un problema que afecta cada vez más a los latinos

0
82

Solo en América Latina, una de cada tres persona sufre de presión arterial alta o hipertensión. En Estados Unidos, un 33% de la población sufre de la complicación. Para los latinos, es especialmente preocupante ya que los factores de riesgo, como una mala alimentación, sedentarismo y anormalidades cardiacas, son más altos. Cuando la hipertensión no es tratada con cambios de hábitos y dietas, puede acarrear problemas mayores, como el riesgo de un ataque al corazón o accidentes cerebrovasculares.

¿Qué es la presión arterial?

En síntesis, la presión arterial es el movimiento, en forma de presión, que realiza el corazón con el fin de conducir la sangre a lo largo de las arterias para que el líquido pueda llegar a todos los órganos del cuerpo.  

¿Qué es la presión arterial alta?

También denominada hipertensión, es un trastorno de la presión arterial normal:

  • Sucede cuando los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo cual puede ocasionar su deterioración.
  • Mientras más alta es la tensión, más esfuerzo realiza el corazón al bombear sangre, por lo tanto, distintos órganos son afectados por una sola complicación.
  • Los órganos que pueden resultar afectados por la hipertensión son, en primera instancia, los vasos sanguíneos y el corazón, además del cerebro y los riñones.
  • Aunque es prevenible, la hipertensión es causa de otras enfermedades cardiovasculares, principalmente, de los accidentes cerebrovasculares.
Así afecta la hipertensión a otros órganos:

Cerebro: al volverse las arterias más rígidas y estrechas, el flujo sanguíneo es insuficiente y puede provocar infartos cerebrales. La elevada presión arterial puede también provocar rotura de arterias y ocasionar una hemorragia cerebral.

Riñones: esta misma rigidez puede afectar las arterias que llegan hasta los riñones. La hipertensión puede provocar insuficiencia renal. Inversamente, cuando el riñón presenta daños, puede producir un aumento en la presión arterial.

Otros órganos: cuando la hipertensión afecta las arterias de la pierna, caminar puede causar dolor. En las arterias de la retina puede alterar la visión desfavorablemente y, en los hombres, es causa de impotencia sexual.

¿Cómo sé si tengo hipertensión?

Primero e imprescindible es realizarse una prueba o medición de presión arterial. Los resultados se los darán como dos números: el número superior es la presión arterial sistólica y el inferior la diastólica. La notación es, por ejemplo, 120 (superior) sobre 80 (inferior), se escribe como 120/80 mm Hg.

  • Para casi todos los casos, la hipertensión se detecta cuando uno o ambos números son mayores de 130/80 mm Hg. Una presión arterial normal es menor a 120/80 mm Hg.

Factores de riesgo

  • Obesidad.
  • Frecuente estrés o ansiedad generalizada.
  • Consumo elevado de alcohol.
  • Consumo elevado de sal.
  • Consumo elevado de tabaco.
  • Antecedentes familiares.

¿Cómo prevenir la hipertensión?

Además de medir la presión arterial periódicamente, es necesario modificar ciertas costumbres y hábitos de vida. En casos más avanzados, después de acudir al médico, serán necesarios ciertos medicamentos. Por lo demás, usted puede:

  • Reducir la ingesta de sal (menos de 5g al día).
  • Añadir a la dieta cinco porciones de fruta y verdura.
  • Reducir la ingesta de grasas saturadas.
  • Realizar al menos 15 minutos de actividad física diariamente o 40 minutos en 3 o 4 días de la semana.
  • Mantener un peso normal, acorde con nuestro biotipo.
  • Aumentar el consumo de agua.
  • Evite situaciones que le generen estrés.
Fuentes:
Fundación Española del Corazón.
Texas Heart Institute.
MedlinePlus.
Mayo Clinic.