Estrés laboral: 8 claves para combatirlo

0
61

El estrés es uno de los fenómenos fisiológicos más comunes en la actualidad. Cuando el estrés nos impacta en nuestro trabajo y está directamente relacionado con él, la carga de nuestras obligaciones se duplica y nuestra calidad laboral puede disminuir drásticamente. Aquí te enseñaremos a lidiar con el estrés laboral y encontrar salidas para combatirlo.

¿Cuáles son las causas psicológicas del estrés laboral?

  • Incapacidad para tener control sobre nuestras tareas.
  • Dinámica y grupo de trabajo hostil.
  • Sobrecarga de obligaciones, incapacidad para cumplir con las expectativas de los empleadores.
  • Responsabilidad que supera nuestras capacidades.
  • Situaciones extralaborales: dificultades en casa, duelo, enfermedades, otras condiciones mentales.
  • Otras dificultades fisiológicas como cansancio, fatiga, falta de energía, alteraciones del sueño (insomnio) o problemas para concentrarse.

Qué hacer antes del trabajo

  1. Gestionar el tiempo: podemos distribuir las tareas que necesitamos emprender durante el día dividiendo nuestras actividades en bloques. Así, procuramos no entremezclar unas actividades con otras y lograremos un mayor rendimiento en cada una de ellas. Por lo demás, aprovecharemos mejor el tiempo dedicado para cada ejercicio.
  2. Buscar ayuda: por otra parte, no es ningún pecado buscar la colaboración de nuestros colegas de trabajo. De hecho, el trabajo en equipo es vital para la productividad. De esta manera, nos ahorraremos exceso de trabajo y conseguiremos mejores resultados.

Qué hacer en el trabajo

  • Priorizar: organizar jerárquicamente las tareas que debemos hacer en una jornada laboral para despachar cada tarea que ocupemos según su dificultad o fecha de entrega. Priorizando, podremos acabar rápidamente con las obligaciones que tenemos asignadas de manera efectiva.
  • Pausa: realiza pausas a lo largo de la jornada. Procura reservar un tiempo relativamente corto (5 a 10 minutos) en donde puedas descansar la mente y desviar tu concentración en otras cosas, esto con el fin de no saturarte.
  • Descanso: toma en serio los breaks, especialmente el del almuerzo, para cambiar de ritmo y distraerte. Utiliza la hora del almuerzo como un momento de sacrilegio, en el que puedas desconectarte al menos parcialmente.

Qué hacer después del trabajo

  • Desconexión total: si has seguido los pasos anteriores, poco a poco irás desocupando tu lista de tareas. El fin último de todos estos pasos es que no tengas que usar tu tiempo de descanso en casa para hacer lo que no alcanzaste en tu jornada laboral, una de las causas más importantes de la insatisfacción. Usa este tiempo para estar en familia y hacer lo que te gusta a nivel íntimamente personal.