El Estado de Ohio y la ciudad de Dayton trabajarán por una reforma al control de armas

0
251

Después del acto terrorista que dejó 10 personas muertas y 27 heridas en Dayton el pasado 4 de agosto, el Gobernador de Ohio, Mike DeWine y la alcaldesa de Dayton, Nan Whaley, acordaron presionar por una reforma al control de armas, una discusión que toma fuerza en todo el país.

La reforma al control de armas tiene su mira puesta en la reducción de este tipo de actos terroristas mediante la puesta en marcha de mecanismos más rigurosos, que obstaculicen el acceso a la compra y venta de armas. Entre estos mecanismos, destacan el background check, que obligaría a los distribuidores revisar los antecedentes personales de los clientes antes de efectuar la venta.

“Mi enfoque está en hacer algo con el control de armas, así este terrible y trágico incidente en Dayton no tiene que ocurrir en otros lugares”, dijo Whaley.

DeWine, por su parte, anunció hace poco un paquete de propuestas para el mismo asunto. Precisamente, el gobernador mencionó los background checks para casi todas las ventas de armas en el Estado. Bajo su baraja de propuestas, también incluyó medidas para que las cortes puedan restringir el uso de armas en personas consideradas amenazas, así como el incremento del apoyo comunitario para identificar riesgos relacionados con la salud mental, entre otros.

Otras perspectivas de la propuesta de control de armas pueden ser expresadas. Salta a la vista, en primer lugar, que Connor Stephen Betts, el terrorista que atacó Dayton, no tuviese un registro criminal. La Policía también ha dicho que, analizando sus antecedentes, no se hubiese podido prevenir que comprara un arma. Estaba limpio.

Por lo demás, estos mecanismos están siendo discutidos en todo el país. Naturalmente, varios sectores se han negado a endurecer la política de venta de armas. La National Rifle Association (NRA), el grupo más poderoso en lo que a derecho de armas respecta, financia las campañas de una buena cantidad de legisladores en el Congreso. Es conocido por su presión para incentivar la libre posesión de armas en el país.

Mike DeWine también recibió aportes de la NRA en su campaña para gobernación del último año.