Cuando los tripulantes de la misión espacial del Apolo 11 entraron en la órbita lunar, el mundo, tal y como se conocía hasta entonces, dejó de ser el mismo. Este año, se cumplen cincuenta años de la misión espacial más famosa de la historia.

“Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”

El 20 de julio de 1969, la tripulación del Apolo 11 tocó suelo lunar. El primer astronauta en descender fue el natural de Ohio, Neil Armstrong, a quien le debemos una de las frases más icónicas en la historia universal: “Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”.

Ese mismo día, pasadas las cuatro de la tarde, fue emitido en vivo, para más de 600 millones de personas en todo el mundo, el aterrizaje lunar.

Pero fue hasta casi las 11 de la noche, cuando una imagen prácticamente fantástica apareció en las pantallas de millones de hogares expectantes y sorprendidos: Armstrong pisó la superficie lunar y se convirtió en el primer hombre en poner un pie en la luna.

Fotografía original de la huella de Neil Armstrong en la luna. Fotografía: NASA

La carrera espacial

El Apolo 11 hace parte de un periodo histórico conocido como La carrera espacial que, a su vez, está inscrito en uno más grande, la etapa de la Guerra Fría. La periodización histórica tiende a ubicar la Guerra Fría entre 1946 y 1991 (la disolución de la Unión Soviética, URSS).

Antes del Apolo 11, la Unión Soviética ya había puesto el primer satélite artificial en el espacio en 1957: el Sputnik 1, lo que causó un gran revuelo en la región occidental del mundo y, principalmente, en Estados Unidos, que observó el avance como una evidencia de superioridad tecnológica, científica y, por supuesto, militar.

La puesta en marcha de un contragolpe empezó con el financiamiento de muchos departamentos, como la NASA y la incentivación de la investigación científica en escuelas y universidades.

Años después, y con John F. Kennedy a la cabeza del país, nació el Proyecto Apolo, que tenía como fin poner a un hombre sobre la luna para superar a la URSS. La consecución del proyecto significó la victoria de Estados Unidos en la carrera espacial.

La Misión:

En total, la misión del Apolo 11 duró 8 días, 3 horas, 18 minutos y 35 segundos, es decir, poco más de 195 horas de viaje entre la Tierra, el Espacio y la Luna. Comenzó el 16 de julio de 1969 y terminó el 24 de julio del mismo año.

El vehículo de lanzamiento que propulsó a la tripulación fuera de la Tierra, el Saturn V (de más de 110 metros de alto), despegó del Kennedy Space Center’s Launch Complex, en Merritt Island, Florida, el 16 de julio hacia el mediodía, hora local.

Los tripulantes de la misión fueron Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E. Aldrin Jr. Armstrong fue designado Comandante, Collins tenía el cargo de Piloto del Módulo de Comando, mientras que Aldrin se desempeñó como el Piloto del Módulo Lunar. La misión fue monitoreada en Tierra por diferentes centros espaciales.

Tres horas y media después de recorrer la luna (y después de recoger material, establecer comunicación, verbal y visual, y, entre otras cosas, colocar la bandera de Estados Unidos en superficie), regresaron a la Tierra, para finalmente aterrizar en el Océano Pacífico.

Retrato oficial de los astronautas. De izquierda a derecha: Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E. Aldrin Jr. Fotografía: NASA

Cronología del Apolo 11

Hora cero: La misión del Apolo 11 despegó a las 13:32 hora local en Florida.

01:00:00: El cohete Saturn V se separó de los módulos, que entraban ya en órbita terrestre.

02:44:13: El vehículo espacial comienza su viaje propulsado hacia la luna.

03:14:46: Los módulos Eagle (el que aterriza en la luna) y Columbia (el que espera en órbita a los astronautas, conducido por Collins) se separan.

75:54:20: El Eagle comienza a penetrar la órbita lunar, se trató del primer vehículo tripulado en aterrizar en la luna.

102:47:03: Los dos pilotos descienden a la superficie lunar desde Eagle en la zona de aterrizaje designada, la Tranquility Base.

124:23:21: El Eagle despega en su recorrido de vuelta a la órbita lunar, donde espera Collins.

195:12:17: Después de varias horas de vuelo, el módulo desciende del cielo en paracaídas al Océano Pacífico y se da por terminada la misión.

Armstrong fotografía a Aldrin mientras desciende del Eagle, ya en superficie lunar. Fotografía: NASA