Con la Amazonia, se incendia el tesoro ecológico más importante del planeta

0
232

El pulmón de la tierra, como es conocida la región selvática de la Amazonia, una de las siete maravillas del mundo y, sin duda, el refugio de una incalculable cantidad de especies de plantas y animales, arde en llamas por una serie de incendios que cubren buena parte del territorio.

Los incendios alarman a toda la población. Hay posiciones enfrentadas en la política y en los medios. Sin embargo, hasta hoy, no parece haber un consenso definitivo sobre el impacto que un fenómeno de estos podría causar para la estabilidad del mundo. Así las cosas ¿Qué ocurre y que podría ocurrir si los incendios en la Amazonia persisten?

¿Qué está sucediendo en la Amazonia?

La Amazonia es una región ubicada en la parte centro-norte de América del Sur. La mayor porción de este territorio es propiedad de Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Bolivia y Ecuador.

La Amazonia es una selva de bosque tropical, la más grande en todo el mundo con una extensión de siete millones de kilómetros cuadrados. Es el hogar del 10% de las especies animales de la tierra, según la revista National Geographic. Además tiene la capacidad de producir el 20% de todo el oxigeno que circula en el planeta.

A lo largo de este año, la región amazónica de Brasil ha sufrido las peores perdidas en toda su historia. La cantidad de incendios aislados que han afectado el territorio selvático supera casi por el doble la cantidad promedio en el mismo periodo de tiempo el año pasado: en 2019, han aumentado un 80% con respecto a los datos de enero a agosto de 2018.

¿A qué se deben los incendios?

Múltiples factores, de los que resalta, entre todos, la acción humana. La influencia de campesinos y agricultores sobre las regiones de la Amazonia adyacentes a sus propiedades es la primera razón para que se produzcan tantos incendios en periodos tan cortos de tiempo, ya que el clima y la temperatura, en este caso particular, no podrían igualarse a los esfuerzos del hombre por destruir la selva a tal escala. Estas acciones, orientadas a la quema deliberada de recursos forestales, responde al nombre de deforestación.

“No hay fuego natural en el Amazonas. Hay personas que practican la quema, que puede empeorar y encender incendios en la estación seca”, afirmó el Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía, IPAM.

De este conflicto resaltan las reacciones del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien en su momento declaró que los culpables de los incendios de la Amazonia eran las ONG.

Otras particularidades, como el permiso establecido por el gobierno brasileño para permitir a los ganaderos deforestar ciertas partes del territorio amazónica para que puedan expandirse más allá de sus límites y puedan tener más espacio para el pasteo de sus animales, solo empeoran la situación.

Una imagen área muestra el rango de la deforestación en la selva amazónica. Fotografía: AFP.

¿Qué perdemos con los incendios?

La selva amazónica de América del Sur resguarda verdaderos tesoros para la humanidad en forma de recursos naturales. Entre fauna, flora y una aún desconocida cantidad de especies, sumado a la consecuente estabilización de los procesos climáticos naturales es, en síntesis, lo que perderíamos si el Amazonas fuese borrado del mapa. Algunas cifras:

  • Cerca de 40.000 especies de plantas, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.
  • Unas 6.000 especies de animales, más otros aún desconocidos.
  • La capacidad de regular establemente el ciclo hidrológico (lluvia natural) y clima de la región.
  • Al menos el 17% del agua que aporta el Amazonas.

Por lo demás, calcular lo que perderíamos con los incendios en el Amazonas es absurdo. Es probable, incluso, que todavía ignoremos a cabalidad otros factores y escenarios que podrían impactar en el curso de los procesos naturales, tanto a corto como a largo plazo.