Salar también ofrece comidas privadas, asistencia a eventos y servicios de catering.

Desde el pasado 1 de octubre, el prestigioso restaurante Salar (ubicado en 400 E. Fifth St en Dayton’s Historic Oregon District), abrió oficialmente sus puertas al público con el full menu después de que su dueña, la peruana y también francesa Margot Blondet, se viera obligada a cerrar temporalmente a raíz del devastador incendio que dañó toda la estructura del restaurante la madrugada del 29 de diciembre de 2017.

Margot y su esposo Daniel Meza, trabajan en equipo junto a su familia para ofrecerle solo lo mejor a sus comensales.

Luego de 9 meses de reconstrucción, el restaurante reabrió sus puertas el 27 de septiembre para tener tres días de soft opening. El domingo 30 se llevó a cabo la gran fiesta de apertura, donde los asistentes disfrutaron de música en vivo con un dj latino, aperitivos y los nuevos cócteles del bar. Cabe resaltar que durante estos días se estuvo cobrando un cover de $10 por persona que quisiera entrar al restaurante, con la intención de obtener fondos en beneficio del Programa de Quemaduras del Dayton Children’s Hospital, logrando finalmente reunir alrededor de $3000, que se destinarán a tratamientos y medicina para niños quemados de escasos recursos y a sus familias.

Carnes, pescados, comida de mar, comida vegetariana, ensaladas y postres componen el menú de Salar.

Según Margot, el incendio fue un momento muy difícil y de mucha impotencia, ya que tenían entre 30 y 40 empleados y lo más triste fue ver cómo todos perdían su trabajo sin poder ayudarles, para ella fue estresante, angustiante y desearía que nadie más tuviera que pasar por esa situación; pero también fue esta la oportunidad de abrir un restaurante renovado y hacerlo más bonito, más fresco, más ligero y con una carta que ha cambiado en un 30%, pero donde los favoritos de sus comensales permanecen.

Los clientes de Salar pueden disfrutar de 2 bares privados dentro del restaurante y de las conocidas empanadas latinas.

Desde el 2013, cuando abrió por primera vez sus puertas, Salar se ha caracterizado por ser un restaurante informal y elegante al mismo tiempo con un exquisito menú de cocina fusión con fuertes influencias peruanas, francesas y mediterráneas. «Soy de Perú y tengo también nacionalidad francesa, viví en Francia y en Italia unos años, así que el restaurante es una mezcla de lo que yo soy, que es mitad peruano mitad francés, las técnicas son francesas y los sabores son peruanos», afirmó Blondet.

Margot le enseña a su equipo nuevas técnicas y recetas para reinventar su cocina.

Scallops a la parmesana, ragú de pato, sea bass, filet mignon, cordero, chicharrones de pollo, causa limeña, empanadas de carne, vegetarianas y de comida de mar, son solo algunos de la gran variedad de platos únicos que han sido el resultado de la fusión mundial de técnicas, sabores, especias y sales, siendo este último un elemento fundamental en la cocina de Margot y por el cual el restaurante lleva su nombre, Salar.

Quienes visiten el restaurante también podrán degustar las bebidas y cócteles que ofrecen en sus dos bares, uno de ellos dedicado al pisco, bebida nacional de Perú, donde los clientes tendrán la oportunidad de crear sus propios tragos escogiendo los ingredientes que prefieran.

«Ver a toda la gente de nuevo, todos los clientes y que todos estén tan contentos, tantos abrazos, tanto cariño de las personas te hace sentir bien, te hace sentir que todo el esfuerzo de estos meses valió la pena y que nos están apoyando. Todos están felices con el nuevo look del restaurante, a todo el mundo le gusta, y eso es sorprendente», dijo Margot Blondet, dueña y Chef Ejecutiva de Salar, a La Vanguardia.